fbpx

¡No te Oigo Cuando Corre el Agua! 👂✨

¡No te Oigo Cuando Corre el Agua! 👂✨
(Esta frase lleva la esencia de la sabiduría popular sobre el enmascaramiento del sonido)

🔊  Para mejorar la claridad en tus mezclas, uno de los conceptos fundamentales que debes conocer es el enmascaramiento de frecuencias (frequency masking). Entender este fenómeno nos permitirá mejorar el balance general de los instrumentos entendiendo cómo se distribuyen sus frecuencias en nuestra mezcla.

Este fenómeno es propio de la percepción sonora humana, y dice que cuando el oído está expuesto a dos o más sonidos simultáneos de diversas frecuencias, existe la posibilidad que uno de ellos camufle a los demás y por tanto, disminuyendo abruptamente la posibilidad de reconocer los diversos sonidos; esta posibilidad se incrementa cuando estos sonidos están cercanos en frecuencias, ejemplo clásico es la dificultad de mezclar un bombo (digamos que su frecuencia undamental está entre 65 y 90Hz) y un bajo (entre 90 y 100Hz).

🧐  Algunas consideraciones que nos deja el análisis científico:

  1. Sonidos con diferentes frecuencias pero con la misma amplitud (intensidad): En el caso de tener dos tonos en la misma amplitud se puede comprobar que un tono grave enmascara fácilmente a un tono agudo. Si el tono grave tiene más intensidad que el agudo, se hará más evidente el enmascaramiento de los agudos.
  2. Frecuencias bajas enmascaran fácilmente a frecuencias altas, pero no vice-versa. Respecto de esto, se dice que “el enmascaramiento no es simétrico respecto la frecuencia”. Aunque la intensidad de un tono agudo sea superior a la de un tono grave, no logran el mismo efecto sobre los tonos graves, los que sólo sufren un enmascaramiento mínimo.

⚠️  IMPORTANTE: Para poder realmente comprender y aplicar este concepto a tus mezclas, es fundamental que primero conozcas bien las frecuencias fundamentales de los instrumentos que trabajas en tus producciones, así como la distribución de toda una banda de instrumentos a lo largo del espectro de las frecuencias (recuerda, los humanos oímos -teóricamente- desde los 20Hz hasta los 20.000Hz). También es importante que conozcas al menos la conceptualización básica de la física de ondas, términos como amplitud (intensidad/presión sonora), longitud de onda y espectro de frecuencias; son conceptos clave para desarrollarse exitosamente en este ámbito. ¡Sigue atento a nuestros contenidos para aprender más!

→ 4 ideas prácticas para trabajar el problema:

A) Antes de meter mano a la mezcla, ¿has revisado tus arreglos?:

Antes de pensar en lo técnico, partamos desde lo musical, que es la raíz de nuestra distribución de frecuencias. ¿Hay alguna manera de evitar que diferentes instrumentos suenen en el mismo tono? Quizás puedas tocar la parte de la guitarra una octava más alta para evitar que enmascare las notas graves superiores, o quizás los acordes del piano se puedan tocar una octava más abajo para evitar que entren en conflicto con la guitarra.

B) Panea más:

Utiliza el espacio estéreo a tu favor. Si dos instrumentos están tocando a la misma frecuencia, intente panoramizarlos alejándolos uno del otro. Es muy común en las mezclas tener la guitarra rítmica en el lado opuesto a la guitarra solista, y esto puede hacer que cada una de esas partes sea mucho más clara. Esto no soluciona concretamente el enmascaramiento, pero ayuda a distribuir el conjunto.

C) Trabaja con Ecualización Sustractiva:

Este es probablemente el más importante. Si dos elementos musicales compiten por el mismo rango de frecuencias, despeja la mezcla eliminando esas frecuencias que compiten en uno de ellos. Por ejemplo, las frecuencias más altas de un bajo pueden enmascarar las frecuencias más bajas de una guitarra rítmica.

Puedes aclarar los problemas de enmascaramiento restando el extremo inferior de frecuencias de la guitarra rítmica o los tramos superiores del bajo. Cuando utilices ecualizadores sustractivos para corregir el enmascaramiento, considera qué parte musical es la más importante de la mezcla. Si un piano y una voz compiten, entonces la voz es probablemente el elemento más importante. Por lo tanto, concentra el uso del ecualizador sustractivo en el piano, para que la voz conserve mejor su carácter.

D) Utiliza filtros de pasa-bajos y pasa-altos:

Una manera fácil de ordenar una mezcla es eliminar frecuencias innecesarias de algunos de sus instrumentos. Despeja el extremo inferior de frecuencias de una mezcla usando un filtro de paso alto en las guitarras y sintetizadores, dejando esa área de la mezcla libre para el bajo y la batería. O puedes, por ejemplo, cortar las guitarras por encima de 10kHz, dejándolas menos propensas a enmascarar algunos de los detalles vocales que vivan en las frecuencias más altas de la mezcla.

E) Utiliza compresión Sidechain:

Retomemos el clásico ejemplo del bombo con el bajo. Debido a que el bajo es constante, nuestro oído puede gravitar naturalmente hacia eso, haciendo que el bombo quede enmascarado. Este mismo efecto puede ocurrir al mezclar voces, donde una voz principal podría estar compitiendo con grandes partes de guitarra de doble pista.

Si bien algunos ecualizadores complementarios ciertamente pueden ayudar, la compresión de cadena lateral también se puede usar para restringir las guitarras cuando la voz principal está presente, mientras se abre y permite que suenen fuerte durante las secciones instrumentales. Esto se puede llevar un paso más allá usando un compresor multibanda o un ecualizador dinámico, y solo aplicando compresión de cadena lateral al área de las guitarras donde las voces compiten más. A menudo, esto está en el área de presencia e inteligibilidad entre 1-4 kHz, por lo que un poco de compresión de cadena lateral o EQ dinámico enfocado en esa área podría ser el truco.

Recopilación realizada por el equipo de nolineal.cl para #serendipiaCibernética.

→ Fuentes:

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.